31 jul. 2011

Lo sientes, sientes que todavía le quieres.

Y en ese momento te das cuenta, de que todavía queda algo, aunque sea casi inexistente, pero puedes sentirlo, y no lo dices, pero cuándo le ves te sigue latiendo el corazón más fuerte de lo normal, y te pones nerviosa, y dices que le odias, pero en realidad estas pensando en que él da sentido a tú vida.
Luego a las demás personas, las engañas, y dices que le has olvidado, que ya no es nada, aunque pienses que lo es todo, y lo dices tantas veces, que tú corazón se lo cree, de una forma estúpida pero lo hace. Y empiezas a ver la vida distinta, ya no te sientes tan atada, y sí, le sigues queriendo, pero de una manera distinta, porque le quieres, pero tú corazon no lo sabe; en realidad, tú corazón piensa que esta enamorada de otra persona, y se lo dices al mundo, aunque esa persona sea un chico que ves pasar por la calle, tú inocente corazón, piensa que se ha enamorado.
Y un día cuándo crees odiarle, y haber rehecho tú vida, hablais, y esta más simpático que nunca, atí te sorprende, y miras una foto suya, entonces, notas que tú corazón empieza a recobrar el sentido y notas, como empieza a ser liberado, y lo sientes, sientes que todavía le quieres...

No hay comentarios:

Publicar un comentario