31 jul. 2011

Lluvia.

En algunos momentos de nuestras vidas estamos mal. Nos caemos, nos levantamos, nos volvemos a caer y nos volvemos a levantar. Continuamente recordamos el pasado, y volvemos a caer con la misma piedra, la maldita piedra que se ha movido de sitio. Nos quedan aquellos recuerdos, los cuales hacen que se interponga aquella pequeña piedra pero que en el fondo es un mundo para nosotros mismos. Después de todos estos momentos llega la etapa de alegría, esa satisfacción por ver que las cosas que soñabas se van cumpliendo, no todas... pero algo es algo. Aquella sonrisa que no puede ocultarse en tu boca y que hace que muestres los dientes más bonitos y brillantes que nunca. Por eso, por todas y cada una de estas cosas, hay que aprender a caminar bajo la lluvia de cosas malas, cosas que no queremos pasar, porque todo el mundo sabe, que no se puede tener un arcoiris sin un poco de lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario