29 jul. 2011

Infancia

Cuando somos pequeñas solo pensamos en ser como esas chicas de 16 o 17 años. Ponernos esos vestidos que tanto nos gustan con esos tacones. Llegar tarde a casa. Crecer. Pero cuando creces, te das cuenta de que la vida no es como te imaginabas. Que no todo es un cuento de hadas en el que el chico se enamora de la chica y viven juntos felices por siempre. Te das cuenta de que pocas veces eres feliz, y que no siempre se tiene lo que uno quiere...Y entonces piensas que ojalá todo fuese igual que cuando somos pequeñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario