29 jul. 2011

.

-Hoy no me encuentro muy bien..
+¿Qué te pasa?
-Que todo es imposible para mí..
+Nada es imposible, y te lo voy a demostrar. Tumbate, apagaré la luz y se sentaré a tu lado, cierra los ojos y deja la mente en blanco, que te voy a contar una historia. Confía en mí.
-Trato hecho.
+Era sé una vez una niña que deseaba volar para distraerse un poco de su rutina, para volar a u lugar donde poder desahogarse. Se puede decir que esta chiquilla era bastate soñadora, ¿verdad?
-Sí..volar es imposible.+No lo llames imposible. El caso esque una noche, mientras dormía, notó un pequeño escalofrío que la hizo despertarse. Se levantó a cerrar la ventana, pero hubo algo que no la dejó volver a la cama, una diminuta lucecilla que voloteaba por su cuarto. Era un hada. La dijo que si queria volar que cerrara los ojos y le pusiera mucho empeño. Lo intentó una vez y nada, dos, tres veces más, y no volaba. Pero o se rindió y siguió intentandolo hasta que lo consiguió, voló.
Desgraciadamente, solo es un cuento.
-¿Qué quieres decir con todo esto?
+Que si de verdad deseas conseguir algo, ponle empeño y no te rindas nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario