30 jul. 2011

*-*

De por qué te estoy queriendo, no me pidas explicación, porque ni yo misma me entiendo. No puedo comprender como un tipo como tu me ha hecho sentir la persona mas maravillosa del mundo. Es incomprensible pensar que hasta hace poco eramos solo amigos, y ahora no pueda parar de pensarte. Eres como el tabaco, una vez que lo pruebas te haces adicta a el como una forma de sentirte bien. Una adiccion incontrolable, que quieres dejar porque sabe que te perjudica pero que es demasiado fuerte como para que no controles la situacion. Como comprender que mi organismo completo se revuelva solo con verte de nuevo. Que los musculos de mi cara tiendan a la sonrisa cuando escuchan saber de ti. No puedes pedirme el por qué de todo esto, te prometo que si lo supiera, lo controlaría, cesaría ese sentimiento porque se que no va a llegar a nada. No puedo o no quiero comprender que sabiendo que me vas a hacer daño aun tenga ganas de verte, de hablarte, y de sentirte cerca de mi. Aun habiendote portado mal conmigo, me apetece volver a besar tus labios. Es que no me explico que me acueste pensando en ti cada noche, y que cada cancion tenga una frase que me recuerde a ti o a lo poco que ha pasado entre nosotros. Te juro que me sale solo, que más de una vez lo intento remediar, incluso me he prometido a mi misma poner los medios necesarios para olvidarte. Pero es que tan inexplicable es lo que siento, como controlarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario