1 ago. 2011

# UNa vIDa jUntO A tI

Él, él lo es todo, es esa personita por la que estoy dispuesta a dar más de lo que él se pueda llegar a imaginar jamás. Él es esa persona a la que recurro cuando algo no marcha bien, cuando me preocupa algo o simplemente cuando mi cuerpo me pide que hable con él, es decir a todas horas.
Él no se da cuenta de lo mucho que lo necesito, no se ha imaginado ni se ha parado a pensar nunca todo lo que lo quiero, no se puede imaginar todo lo que estoy dispuesta a pasar solo por estar a su lado. Porque cuando me besa un cosquilleo recorre todo mi cuerpo, las piernas me empiezan a temblar. Podrían ser alucinaciones mias, pero yo no lo creo, cuando me susurra un te quiero al oído, me muero de ganas de besar pero por alguna razón que aun desconozco, me contengo. Porque en esas tardes frías de lluvia, cuando de pronto me abrazas noto tu cuello caliente junto al mio, y un cosquilleo recorre mi cuerpo.
Porque pasan los días y le quiero más todavía, no sé cuanto durará esta inmensa felicidad, pero lo disfrutaré como nunca, aprovecharé cada segundo a su lado como si del último se tratara. Jamás habia sentido lo que ahora siento por él, quizás algo parecido, pero nunca con la misma intensidad.
Me siento afortunada por el hecho de tenerlo, por tener a alguien como él, porque a su lado el tiempo corre mas deprisa, porque cada canción que escucho me recuerda a él, porque con él es donde mas me gustaría estar. Solo con mirarlo a los ojos veo el Universo, veo algo mas hayá de un azul intendo, a veces tengo la sensación de ver pequeñas estrellitas brillando, y algun que otro planeta flotando.
Le tengo que dar las gracias a la vida por haberlo conocido, porque hacía mucho tiempo que no me sentía así, creo que casi ni lo recuerdo, mi cabeza no piensa en otra cosa que en escribir para que algún día pueda recordar todo lo que en su tiempo viví, porque quiero ponerme las pilas y empezar a estudiar de nuevo solo para pasar un verano a su lado, para sonreírle a la vida y demostrar que la felicidad si se busca se acaba encontrando, porque sí, es verdad que de vez en cuando no viene mal que los ojos derramen alguna que otra lágrima, de hecho a mi de vez en cuando me gusta llorar, me siento libre, pero cuando llevas mas de 5 horas llorando, día sí y día también acabas por cansarte, el sufrimiento inunda tu cuerpo, y a la vez te sientes vacia, esa persona que me había dicho que jamás me dejaría sola, lo ha hecho... Más tarde entran nuevas personas en mi vida, pero para que engañarme...no sirvió de nada, no me hicieron sentir mejor, no consiguieron sacarme una sonrisa, no consiguieron absolutamente nada. Y poco después apareció él, y hoy Miercoles 29 del 6 de 2011, quiero pedir un deseo:
-Quiero que te quedes a mi lado para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario