19 ago. 2011

Todo vuelve


- Al final, vuelves a reabrir una y otra vez la misma puerta.
La abres tantas veces que al final pierdes la llave y simplemente la dejas abierta.
Días, Semanas, Meses.
Te vuelves loco, porque todo entra por esa puerta que no quisiste cerrar.
Empiezas a estar harto. Gritas. Rompes...
Hasta que un día, sustituyes la llave, y abres la puerta, solo para dar en las narices a lo que venga a continuación.
Así aprendiste a cerrar cada puerta detrás de ti. Y a tirar la llave, para no caer en la tentación de echar un vistazo al pasado... ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario